Los egipcios ¡el pueblo del sexo sagrado!

Esta gran civilización es muy conocida por sus logros arquitectónicos y el gran poderío que tuvo en África del Norte, además de su compleja escritura jeroglífica y forma de momificar a sus muertos más importantes. Pero poco se ha hablado sobre sus prácticas sexuales, que hoy en día serían muy mal vistas por las corrientes conservadoras.

Para los egipcios, el sexo era algo pragmático y tratado sin tapujos, tal como lo muestran las pocas representaciones iconográficas encontradas. Gracias a un clima muy agradable en su época, solían vestir poca ropa, e inclusive algunos campesinos se les muestra desnudos. Dentro de la corte real se llevaban a cabo orgías rituales, según el famoso “papiro erótico de turín”, donde se practicaba hasta el sexo anal. Según Herodoto, estas eran practicadas en nombre de la diosa felina Sejmet Bastet. Inclusive, el sexo entre hermanos era permitido a fin de mantener la pureza del linaje.

Era tal la fuerza sexual en el contexto religioso que se practicaba la teogamia, es decir, el sexo entre un dios y una mujer, la futura madre del faraón. Esto facultaba al mismo como descendiente directo de los dioses y por lo tanto portador del poder máximo.

La poligamia era aceptada por lo menos en las altas castas, permitiendo a faraones como Ramses II tener hasta 20 esposas. Respecto al matrimonio, vivir juntos ya era considerado como tal, pues no hay registros de rituales de casamiento, y no era necesidad que la mujer permaneciera virgen hasta este momento.

El sexo oral era una práctica al parecer común, existiendo un tipo específico de prostitutas que lo practicaban, e inclusive en una historia mitológica del dios Osiris se habla de una felación realizada por su esposa.

El semen era considerado algo sagrado, ya que se creía que el Río Nilo, principal proveedor de agua de los Egipcios, fue creado a partir del semén del dios Atum. Es por ello que una vez al año se reunían en el río a masturbarse en un acto ceremonial a Atum y eyacular dentro del río.

Se llegaron a encontrar pruebas de ciertas parafilias, como lo es la necrofilia (sexo con muertos) y la zoofilia (sexo con animales), aunque no se sabe qué tan aceptadas pudiesen haber sido. Aún así, las pasiones incontrolables como la violación eran castigadas con la castración.

Todo esto nos viene a mostrar cómo la percepción de “pureza” o “inmoralidad” de ciertas prácticas son totalmente culturales, y que cada civilización le daba distinta importancia a la sexualidad dentro del marco social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/ancient-egypt-turin-erotic-papyrus-cover-1.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}