¿Eyaculación precoz?

A nadie le gusta que le fiesta se acabe pronto. Acabar la carrera cuando la pareja apenas comienza a correr puede ser muy frustrante. La eyaculación precoz es sin embargo bastante común, además de ser el problema sexual más frecuente en hombres.

Alfred Kinsey mencionó en 1950 que un 75% de los hombres eyaculan en menos de 2 minutos después de la penetración en más de la mitad de sus relaciones sexuales. Aunque esta marca de 2 minutos fue utilizada como referencia por mucho tiempo, hoy en día se habla de eyaculación precoz como la falta de control eyaculatorio que interviene con el bienestar sexual y emocional de uno o ambos amantes. Y esto es claro pues puede acarrear una sensación de “no ser suficiente” en la cama, y no poder brindar placer a la pareja, lo que puede llevar a una baja autoestima, o en el caso de la pareja, crear una insatisfacción y disgusto. Hay casos en los que existe eyaculación aún antes de la penetración. A nivel clínico, entre 30% y 40% de los hombres presenta este trastorno.

Aunque se le ha atribuido la posibilidad a nivel fisiológico de una falta de serotonina, casi todos los casos son tratados de forma psicológica. Se cree que el 60% de los casos son debidos a estrés y ansiedad, debidos a la rutina diaria así como al nerviosismo que genera el mismo acto sexual, la falta de autoestima y la presión por cumplir expectativas en la capacidad sexual. La represión sexual puede crear un sentimiento de culpabilidad que puede también provocar la eyaculación precoz. Lo difícil de la situación es que cada que se genera zozobra y ansiedad por el pobre rendimiento sexual el problema se vuelve peor y más arraigado en la mentalidad del paciente. Por eso, muchos comienzan con este problema al ser adolescentes y tener sus primeras relaciones sexuales, que comúnmente acaban pronto por el nerviosismo y la sobreexcitación de una experiencia nueva. Si se crea una ansiedad y culpabilidad en estas ocasiones, el trastorno se vuelve crónico.

Hay casos en los que existe una gran sensibilidad en el pene lo cual crea una mayor estimulación y provoca una eyaculación precoz. En cualquier caso, el primer tratamiento es a través de cambiar la mentalidad del paciente respecto a su sexualidad. Lo importante es aprender a relajarse, y acostumbrarse a las sensaciones de excitación, respirando profundo, y evitando respiraciones entrecortadas. La técnica más común de práctica sexual es “Parar y continuar”, deteniendo la estimulación o movimiento al sentir el orgasmo cerca (dentro de la pareja o al masturbarse) por medio minuto o hasta que la sensación haya pasado. Se procede a continuar estimulando hasta llegar de nuevo a ese límite y detenerse. Se practica hasta que la pareja se acerque al orgasmo y ambos puedan terminar al mismo tiempo. En caso de practicar uno mismo, se puede prolongar hasta donde uno quiera. Si se pierde la erección, se vuelve a estimular para tener erecciones continuas y así alargar cada vez más el tiempo de estimulación.

Otra técnica es el fortalecimiento de los músculos pubococcígeos, responsables también de detener el flujo de orina. El ejercitar apretando y relajando continuamente estos músculos crea un mayor control de ellos y puede ayudar a retardar la eyaculación.

Si el hombre tiene pareja, la participación de la misma es sumamente importante, pues la paciencia y el apoyo de esta persona o un tercero son imprescindibles para liberarse de temores, vergüenzas, complejos de inferioridad y aumentar su autoestima. En esto se resume todo, pues aunque un hombre eyacule en poco tiempo, es la emoción negativa la que afecta en mayor medida su desempeño sexual y salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/nik-shuliahin-BuNWp1bL0nc-unsplash.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}