¡Destruye los pretextos!

Sabemos que las palabras moldean nuestra mente. Mientras más repetimos algo, más se hace palpable en nuestra vida. Dos frases que día con día muchos repiten y solo nos hacen más débiles son las de negación y obligación de hacer algo.

“Sí quiero hacer ejercicio pero…”. Un mensaje a nuestra mente de que hay limitaciones para hacerlo. Cada que nos proponemos algo y luego le ponemos el “pero”, nos estamos negando la posibilidad de ser o hacer lo que queremos. Hay palabras que agregan en vez de restar, como “mas” ó “y”. Nuestra mente lo ve como dos cosas por separado. Es muy diferente decir “Me gusta pero puede ser mejor” a decir “Me gusta y puede ser mejor”.

“Tengo que acabar este trabajo”. Suena pesado y obligado. Cada vez que “tenemos que” hacer algo, creamos un peso en nuestra mente. Nos sentimos limitados y hasta prisioneros de nuestras responsabilidades. “Quiero acabar este trabajo” o “Voy a acabar este trabajo”, nos dota de entusiasmo o por lo menos certeza de hacer algo, sin la carga del hecho.

Así que en la medida de lo posible procura evitar negarte cosas positivas con “pero” ó hacerte peso con “tener que” hacer algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/ev-C7h_31Lz16Y-unsplash.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}