Carta erótica: Amor lésbico

Mírame atenta y perpleja

no temas si rompo tu costura

los duendes caminan tras la ventana.

¿Le tienes miedo a mis uñas curvas?

no son dagas que guardan lamentos,

por tu espalda lanzo un beso que te turba,

tu fiebre femenina guardara mi testamento.

Tu espina no es más que lo fluvial de tu vientre,

han de ser mis ojos el candil de tu cuarto,

a oscuras tus senos se marcan con mi diente,

caerá roja una lagrima y en tus manos mi parto.

Fluvial la caída al abismo,

jugosas están mis manos gozosas,

se que me miras con cinismo,

y el látigo nos guarda vergonzosas.

Las estrellas dubitativas y titilantes me inspiran esta noche,

te tengo de junto y eres mía, pétalo aterciopelado,

la brisa no es mas que tu beso complaciente, no hay reproche,

y sola está la luna, no es más el placer de estar a tu lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/sharon-mccutcheon-669254-unsplash.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}