BDSM: Para unos tabú para otros ¡puro placer!

El film de las Sombras de Grey abrió al público en general el ojo a una práctica mucho muy antigua y además común en algunos sectores. Nadie pensaba que ese tipo tan atractivo pudiese obtener placer del dolor. Pero… ¿Sabes qué tanto se practica?

El sadismo es la obtención de placer al realizar actos de crueldad o dominio, y el masoquismo a partir de recibir estos actos. Si es consensual y sexual se considera una parafilia parte de la BDSM (Bondage, disciplina, dominio y sumisión, sadismo y masoquismo). Las parafilias son formas distintas de obtención de placer, y varían desde la provocación de dolor, ver llorar a alguien, sentir ciertas texturas textiles, hasta la presencia de ciertos animales. Hay tantas parafilias como diversidad humana aunque algunas no han sido reconocidas. Cada quién tiene distintos “triggers” (activadores) sexuales que traen placer y encienden la llama de la pasión.

Aunque es difícil obtener datos fiables sobre su práctica, en España se realizaron encuestas en 1999 para medirlo. En estas, el 23% de hombres y 19% de mujeres admitió haber realizado alguna actividad BDSM, y el 33% y 45% respectivamente ha fantaseado con ello, lo que podría indicar una propensidad en la población femenina. En general los varones dijeron tener mayor preferencia por la dominación (sadismo) y las mujeres por la sumisión (masoquismo), aunque dentro de ambos grupos habían practicantes de ambos lados, así como “switchers”, que gustan de cambiar de roles.

Específicamente hablando del “biting”, morder a la pareja sexual, se ha encontrado por el Kinsey Institute que poco más de la mitad de la población siente placer al ser mordido durante un acto amoroso.

EL BDSM ha sido desde hace más de un siglo indexado en “El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”, editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. La última edición es DSM-5 publicada en 2013 y aún los contempla. Desde 1990 la homosexualidad fue oficialmente retirada de esta lista. Algunos esperan que distintas parafilias sean descartadas de igual manera.

Lo interesante es saber que hay una gran variedad de gustos y placeres y que cada uno y una es libre de expresarse cuando haya un acuerdo entre ambas partes. Esto también demuestra como muchas fantasías pueden ser reprimidas por moral o miedo a la crítica. Total, no sabemos lo que nos gusta y lo que no hasta no vivirlo. Es cosa de cada quién como quiere vivir su vida sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/04/hands-2908602_1920.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}