¿Qué es el Mindful Eating?

Hoy en día llevamos un ritmo de vida muy agitado, vivimos muy rápido y a veces no nos tomamos un tiempo para pensar, meditar y simplemente conectar con nosotros mismos. Esto se refleja completamente en la forma en que nos alimentamos, y es que muchas veces comemos por comer, sin siquiera tener hambre o sin prestar atención a qué nos estamos llevando a la boca.

 

El mindful eating busca que conectemos con nuestro interior para poder hacer mejores elecciones de alimentos y de esta manera reconciliarnos con nosotros y con la comida. A veces vivimos haciendo dietas imposibles, torturándonos y sintiéndonos inconformes con nuestra imagen corporal, esto solo crea más presión, más estrés y una relación más enfermiza entre nosotros y nuestra comida. Escuchamos mil remedios, leemos mil dietas, buscamos los mejores tips y la verdadera solución está en aprender a escuchar a nuestro cuerpo y comer con intuición.

 

El hambre física y el hambre emocional son dos cosas muy diferentes que a veces podemos llegar a confundir, la primera es un estado natural en el cuerpo, en el cual necesitamos alimento para seguir cumpliendo con nuestras funciones vitales, y se siente muy diferente al hambre emocional. Cuando tenemos hambre física nos podemos llegar a sentir cansados, sin energía, el estómago nos puede doler o hacer ruidos, nos comeríamos lo que fuera, así sea un plato de verduras. Cuando tenemos hambre emocional normalmente nos inclinamos hacia alimentos en particular, como podrían ser unas papitas de la tienda, o un pan dulce, o cualquier otro antojo que nos ayudará momentáneamente a calmar esa ansiedad. Al conectar con nuestro interior y analizar lo que en realidad nos está pidiendo el cuerpo podemos hacer mejores elecciones y trabajar en el problema real que probablemente te esté haciendo sentir esa ansiedad por comer.

 

Algo básico en el mindful eating es aprender a identificar cuando estamos satisfechos y no tenemos que comer y cuando en verdad necesitamos alimento. Muchas veces pasa que acabamos de comer y a los 20 minutos nos ponemos a hacer alguna actividad y nos entra un antojo por algo, nos lo comemos y después nos sentimos culpables. Un aspecto muy importante dentro de ésta práctica es dejar la culpa por comer algún alimento que creemos que es “malo” para nosotros. Al prohibirnos ciertas cosas lo único que provocará es que caigamos ante ellas con más facilidad y se siga haciendo ese ciclo vicioso en nuestra alimentación.

 

Lo ideal es disfrutar cada cosa que comamos, estar ahí en el momento y evitar distracciones como podrían ser aparatos electrónicos o televisión, esto nos ayudará a darnos cuenta cuando estemos satisfechos y comer únicamente lo que nuestro cuerpo necesita. Come lento, disfruta tu comida y nunca te sientas mal por comer algo que consideras “pecado”. Somos humanos y la comida es uno de los grandes placeres de la vida, en tu siguiente comida te puedes meter al carril otra vez. Recuerda que se trata de vivir en equilibrio.

 

Si te interesa practicar esto y empezar a conectar con tu interior a la hora de comer, te recomiendo que lleves un diario de alimentos, en el cual escribas lo que comes y cada pensamiento que tengas en relación a la comida: lo que se te antoja, cómo te sientes al comer alimentos en particular, qué recuerdos te traen ciertas comidas o por qué crees que se te antojaron esos alimentos… Todo esto ayudará a que poco a poco tengas mayor control y aprendas a hacer mejores elecciones.

Nutrióloga Carla María López Contreras

Te invito a visitar mis redes sociales.

INSTAGRAM : @comersanarvivir

FACEBOOK: Comer Sanar Vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/gardie-design-social-media-marketing-a-eC_o3TRCU-unsplash.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}