La ansiedad de siempre ser mejor

La ansiedad de siempre ser mejor

A veces puedo llegar a ser súper preocupona.

¿A veces? A quién quiero engañar, me preocupo todo el tiempo por lo que puedo controlar, por lo que no, por lo que hice y por lo que haré. Cada variable en mi vida se vuelve un tema sobre el cual obsesionarse, cada error cometido es una angustia y cada error a cometer me llena de ansiedad.

Vivo en un constante sube y baja emocional, vivo entre el zen y la histeria máxima justo por no dejar fluir las cosas, por confiar en la vida pero sólo a medias, por no entregarme por completo. La vida es una novia exigente, quiere que la escuches y confíes en ella ciegamente, quiere llevarte a expandir tus límites y enfrentarte con tus inseguridades para que crezcas, pero si intentas hacer esto desde el deber y la presión ella te presiona aún más hasta que te rompes, porque la vida te trata como tú te trates. Si tú te tratas con paciencia y cariñito eso recibirás a cambio, pero tienes que confiar ciegamente, tienes que hacerlo porque te gusta y porque te produce placer, porque en el momento en el que lo haces sólo para recibirlo de nuevo las cosas se complican.

Es una relación complicada esta con la vida y con nosotros mismos, pero es justo ahí donde se encuentra su magia, es el rompecabezas más grande del mundo y es nuestra decisión si lo disfrutamos o no, es nuestra vida, es nuestro juego y vinimos a divertirnos descifrándola.

“No es tan fácil como haces que suene” me dijeron una vez. Creme que lo sé, pero también sé que si te das la oportunidad no tiene por qué ser TAN difícil. Escribo esto con la espalda llena nudos, con poco sueño, con culpa por no comer bien, estresada porque hice yoga pero no lo hice bien, ansiosa por un mensaje que espero con ansias pero no llega, luchando entre seguir trabajando e ir a comer, porque aparentemente los dos parecen igual de importantes. Soy una bolita de nervios, estrés y ansiedad al igual que tú, pero hay momentos donde me llega la claridad y me doy cuenta que las cosas no son tan graves.

De repente me siento a escribir y esta ansiedad parece bajar a través de mis dedos hacia la computadora, donde es exorcizada en la dimensión del espacio cibernético y esa malvada mente negativa (LINK A TU MENTE ES LA GESTAPO) se calla dejando espacio al amor, paz, tranquilidad y gratitud que siempre están en mi corazón que, aún cuando decido ignorarlos por semanas, salen gozosos a darme la bienvenida y recordarme que cuando quiera puedo ir por un masaje para relajar mi espalda, que no he dormido bien porque he estado haciendo cosas increíbles, que tengo el refri lleno de comida rica, que no importa si lo hice bien o mal, lo importante es que después de varios días sin hacerlo hice yoga de nuevo, que el hecho de que llegue o no el mensaje mi vida sigue estando completa y que sólo tengo que terminar de escribir esto para ir a comer.

Es muy real que todo depende del cristal con que se mire. Todo lo que pasa en nuestras vidas tiene dos lados y no se trata de intentar arreglar el “negativo”, se trata de permitir que las cosas sean como tienen que ser, dejarlas que fluyan y no pararnos a revisar cada situación para ver qué podríamos hacer o haber hecho mejor.

Hoy voy a trabajar en no ser mejor, en no desarrollarme, en no crecer, hoy simplemente voy a enfocarme en permitir, en confiar y en SER.

There is 1 comment
  1. Wow! This could be one particular of the most beneficial blogs We’ve ever arrive across on this subject. Basically Wonderful. I am also an expert in this topic so I can understand your effort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2018/12/k-199-teddy-1128wf-PBKTFWL-min.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}