Identidad de género y orientación sexual ¡no los confundas!

Existen términos para entender cómo cada individuo expresa su sexualidad. Para ello hay que hacer una diferenciación entre la identidad sexual, la expresión sexual y la orientación sexual.

 

La identidad sexual habla de cómo nos sentimos, con qué género nos relacionamos o sentimos mayor comodidad. Hasta ahora la mayoría se autodescribe como “cisgénero”, que significa que la identidad de género de la persona es la misma que la que se le dio culturalmente al nacer (el sexo biológico). La norma social tiende a hablar de una sexualidad binaria, es decir, solo hombres y mujeres. La “disforia de género” se refiere a una incomodidad o discrepancia entre la identidad de género de la persona y el sexo asignado al nacimiento. En varias culturas se reconoce un “tercer género” que no es hombre ni mujer, y se refiere conceptualmente a distintas cosas dependiendo de quien usa el término. Para los nativo-americanos, el término “doble-espíritu ó two-spirit” era utilizado para describir a quienes tenían cualidades de ambos sexos o podían realizar roles de ambos.

 

El “transgénero”, es aquel que no se siente relacionado con el sexo asignado al nacer. Esto puede ser, quien ha sido asignado el sexo masculino y se siente mujer, o viceversa. El “genderqueer”, por su parte, no se relaciona con ningún sexo en específico, es decir, se considera ambos hombre y mujer. También se le puede conocer como “agénero” o de “género neutro”. En ocasiones, especialmente cuando hay expresión genética de ambos sexos, se le conoce como “intersexo”, y cuando la apariencia física es mezclada, “andrógeno”. Las personas “transexuales” son aquellas que se identifican psicológicamente con otro sexo al asignado al nacer, y desean hacer un cambio en su sexualidad de forma hormonal y/o quirúrgica, a veces llamados “transhombres” o “transmujeres”.

 

La expresión sexual es la forma en que se presenta la persona, ya sea en su apariencia física, su indumentaria y accesorios, o comportamientos. La expresión sexual no tiene por qué estar atada a la identidad sexual. Por ejemplo, un hombre puede gustar de usar accesorios o ropa culturalmente adjudicados a la mujer, y aún así ser heterosexual, y viceversa. “Drag king” es quien se expresa de forma teatralmente masculina y “drag queen” quien se expresa de forma teatralmente femenina. En cambio, el “metrosexual” es el hombre que cuida mucho más su apariencia física que lo que dicta la norma social.

 

El término “Queer”, aunque por muchos años fue usado de forma peyorativa, se refiere a quienes no se conforman con las normas sociales dominantes, ya sea en identidad, preferencia o expresión.

 

En el campo de la orientación sexual, las variantes más comunes son la “heterosexualidad” y “homosexualidad”, ambas muy conocidas al igual como sus variantes comunes “gay” y “lesbianismo”. La “bisexualidad” es la atracción hacia ambos sexos por igual. En cambio, la “pansexualidad” no hace distinción entre sexos en cuestión emocional o sexual, lo que abre aún más el campo que la bisexualidad. “La demisexualidad” es la atracción sexual a otras personas basada solamente en la relación emocional a largo plazo que tienen y no en la fisicalidad primaria. Puede ser confundida con “asexualidad”, que es la nula atracción sexual hacia persona alguna. “Skoliosexual” se refiere a quien siente una atracción emocional o sexual principalmente a personas transgénero, genderqueer, o no binarias.

There is 1 comment
  1. Lilly

    Ahora entiendo todo, gracias hermosa Karina por esta publicacion bien explicada.😘

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/02/mercedes-mehling-SKLSceAHpR0-unsplash.jpg);background-size: cover;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}