Hombres: El secreto para durar horas en la cama

Lo sabemos y tú lo sabes… Durar más en la cama es como ser mejor corredor o nadador en las olimpiadas, como levantar más kilos en el gimnasio, o cómo comer más tacos de una sentada. Bueno… eso último tal vez no, pero no es secreto, a las mujeres nos encanta que nos complazcan, y mientras más tiempo, uff, mejor… El misterio para muchos hombres es ¿Cómo lograr “aguantar” más?

 

La clave, aunque parezca contradictorio, es justamente no “aguantar”, sino relajar. ¿Cómo así? La respiración es quizás el elemento más importante. Mientras más prisa se tenga, y más tenso esté el cuerpo, es más fácil que la excitación se agrande y la eyaculación suceda más pronto. Así que retrocedamos la carrera, y vámonos a los detalles.

 

Algo que muchas mujeres coinciden, es que el “bombeo rápido y fuerte” no es más placentero, y al contrario, provoca que el hombre se “venga” más rápido, y la diversión se acabe pronto. Así que hombre, atento… Ve despacio, juega más con tus manos, tu bocas, y sé más consciente de tus movimientos, lentos, leyendo las señales de tu pareja. Mientras más te relajes y respires profundamente, más se relaja el sistema nervioso y más se puede extender la excitación sin eyacular.

 

Ahora bien, en el momento en el que sientes que vas a eyacular, continúa respirando profundamente, y detén el movimiento para disminuir la sensibilidad. Al inhalar puedes contraer tus músculos del periné, o músculos pubococcígeos (Te invito a leer sobre los ejercicios kegel que estaremos compartiendo), y al exhalar relajar. Si no sabes qué músculos son, intenta en otro momento detener la orina cuando estés en el baño, estos son los que debes trabajar. Volviendo al momento de mayor excitación, aprovecha para besar, estimular/acariciar con tus manos a tu pareja. Puedes inclusive comunicarle que vas a detener un momento y puedes estimular su clítoris con tus dedos para que no pierda el ritmo ella si desea continuar.

 

Este juego de respirar profundamente, y detener y contraer músculos al sentir cerca la eyaculación, irá cada vez más y más extendiendo el momento, y para cuando te des cuenta, ya llevarás una hora llevándola al viaje más placentero que haya tenido, y a la vez experimentarás mayor fuerza y vitalidad. Cuando decidas eyacular, no solo serás más consciente de hacerlo, además ¡el placer será mucho mayor! Como dice el dicho, “uno cosecha lo que siembra”. Así que vuelvelo una práctica continua, y te volverás cada vez mejor en ello. Se requiere de compromiso y estar muy presente, pero los regalos serán enormes para ti y para ella. Creeme, ¡jamás lo olvidará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/02/mujerabrazandohombre-min.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}