Crisis de la mediana edad, ¿Qué tanto estas en ella y porque?

La mediana edad, esa etapa en la que el hombre o mujer llega a la mitad de su expectativa de vida actual, comúnmente entre los 40 y 60 años. Es una fase de transformación personal que muchas veces lleva a vivir una segunda juventud.

Derivada en buena parte de la sensación de envejecer, algunos psicólogos atribuyen esta crisis al “culto a la juventud” que existe esencialmente en la cultura occidental, ya que esta tendencia es menos marcada en las naciones asiáticas, en las que el envejecimiento es visto como algo honorable. En muchas ocasiones va acompañada de experiencias de vida como la perdida de seres queridos, cambios en la vida profesional y/o madurez de los hijos.

Las tendencias más comunes son el cambio drástico de apariencia, la búsqueda o persecución de un sueño de la juventud o meta indefinida así como un remordimiento por aquellas no obtenidas, y el deseo de pasar tiempo solo así como con otras parejas, causa común de infidelidad en matrimonios. El abuso de alcohol u otras sustancias así como el consumo excesivo de bienes de alto valor son medidas de escape para lo que realmente es esta crisis: un proceso de auto-actualización, individualización y auto-consciencia que contiene muchas paradojas potenciales y que vienen del auto-cuestionamiento. ¿Qué he hecho con mi vida? ¿Estoy feliz con quien soy? ¿Realicé mis sueños? y algunos inclusive se esperan hasta esta etapa de su vida para realizarse esta pregunta vital “Quién soy y qué quiero?

En nuestra cultura, en la que comúnmente el hombre es proveedor y reconocido por su arduo trabajo y progreso en la escalera socioeconómica, este mismo suele perderse en el “deber ser” y olvida el “querer ser” para poder cumplir con sus labores y expectativas sociales. Es por ello que, a cierta edad, en la que normalmente se cuenta con mayor tiempo y recursos para relajar, estas enormes preguntas existenciales inunden la conciencia y puedan desatar una crisis existencial y por tanto la incontrolable necesidad de romper con quien se ha sido y vivir de nuevo su juventud para retomar lo que algún día quiso ser o hacer.

De ser mal manejada esta crisis, se puede caer en una pésima toma de decisiones como las anteriormente mencionadas, y ser seguida por arrepentimiento, culpabilidad y daño de relaciones personales.

Cabe mencionar que este término es más una tendencia de moda que una enfermedad o crisis psicológica real, y muchos adultos tienden a calificar de “crisis de mediana edad” aquellos reveses en su vida personal o laboral. Al final es una etapa de revaluación de vida que puede traer confusión. Por ello las cifras de estudios académicos varían enormemente los porcentajes de adultos que viven esta crisis de 7% a 80%, ya que no es claro lo que la define y como se mide.

Por último, se recomienda a quienes viven por un proceso como este el premeditar cada acción y evitar tomar decisiones arrebatadas. También se sugiere mantener una comunicación constante, fluida y honesta con la pareja y familia, valorando la contribución de cada uno de ellos en la vida, y plantearse metas factibles y reales, sin caer en la fantasía o el deseo momentáneo.  Para quienes lo rodean, ser sensibles y comprender que es una etapa pasajera pero muy compleja y confusa, así que la paciencia y cariño son indispensables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://yorgasmic.com/wp-content/uploads/2019/01/naomi-august-138149-unsplash-min.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 630px;}